Archive for 28 octubre 2010

Ciudadanía, primera lección:

28 octubre, 2010

Correo del lector 20-10-2010

20 octubre, 2010

En esta ocasión responderemos a la carta que nos ha enviado un tal Anonymus Bosch desde el otro lado de los Pirineos, es decir, desde Europa. Su nombre nos muestra cierto humor salchichero, que nos hace pensar que se trata del típico hombre alemán antropófago. En su carta, nos cuenta que siente una irrefrenable curiosidad por la educación en España, quiere saber qué es lo que se hace en este país para que surjan talentos como aquellos que nos representan en Eurovisión.

Hemos de decir, no obstante, que en España se aplican diversos sistemas educativos con el fin de asegurar la libre incompetencia. Necesitaríamos mucho tiempo para hacer un análisis detallado, exhaustivo, de este tema. Por tanto, resumiremos nuestra tesis presentando solamente los tres métodos educativos más extendidos.

En primer lugar, el método escolapio, que se centra en la motivación del alumno.

Los escolapios, como casi todos sabemos, sólo son sencillos, sobrios, austeros, morigerados y parcos en el ámbito del lenguaje. Sólo a la hora de enseñar, de ducere in altum (como les place sobremanera decir), de alimentar el conocimiento de los pauperes impuberes y de ennoblecer las ciencias y las letras convirtiendo a los jóvenes en embrionarios genios renacentistas; dejan a un lado (aquél en el que se almacena el turrón navideño) su dadivosidad, y codifican sus discursos alla maniera de Julio César y de aquellos para los que todas las cosas son vacas y ovejas, utilizando su troglodítica lengua. Por éste, y por otros motivos cuya explicación resultaría demasiado tediosa como para llevarla a cabo en esta respuesta, los escolapios tienen por costumbre acrecentar, aumentar, agrandar y cebar el optimismo y autoestima de los niños diciendo: “FILIUS STULTUS DOLOR PATRIS” (niño tonto, dolor del padre).

El niño, cuyo sentido del honor suele triplicar el de su progenitor, al leer esas palabras agrias, graves y gravosas, grabadas en grandes bloques de graneado granito, recibiría un gran impacto moral en caso de que cognosciera la lengua en que están escritas. O tempora, o mores! ¡Cuán lejos ha quedado ya la época en que los niños utilizaban una lengua tan pobre como aquella en que eran sermoneados!
A continuación, cuando al alumno le ha sido infundido el temor de ser estulto y causar el dolor de su padre, el profesor procede a la lectura del famoso Libro Gordo de Petete o, en su defecto, del libro de respuestas que ha recibido de la editorial que ha publicado los magníficos manuales que utilizan los alumnos, con sus imágenes a todo color y con un contenido bien interculturalizado, generigualado y politicorregido.

Este método tiene como resultado la memorización de una frase de cuatro palabras (Proverbios 19:13).

En segundo lugar, el método Sísifo, extraordinariamente común entre los pobladores de Bilbao. Se trata de estimular la inteligencia arrastrando una gran piedra a lo alto de una colina. Tiene como resultado un espectacular aumento de la capacidad de levantar y mover grandes piedras.

Por último, el método alianza interplanetaria de civilizaciones. El niño no tiene que saber sumar, no tiene que saber leer, ¿para qué? Eso es muy fascista. El niño ha de ser sometido al aprendizaje de “cómo comportarse mientras debería estar aprendiendo” y “cómo parecer un idiota escribiendo una arroba en lugar del filofascista morfema flexivo de género”. El resultado de este método es la rápida integración del niño en uno de los dos bloques en que la sociedad ha de dividirse: l@s analfabet@s y l@s que no saben leer ni escribir.