Archive for 15 marzo 2011

Correo del lector 15-03-2011

15 marzo, 2011

Hoy respondemos a la carta de Ptolomeo Colonia (ilustre amigo del no menos ilustre Начо), desde Zaragoza:

Debemos hacer algo. No estamos preparados para situaciones como la que están padeciendo los japoneses estos días. ¿Qué sucederá el día que tengamos un terremoto de gran magnitud? ¿Aguantarán nuestros edificios los temblores? ¿Aguantarán con entereza la acometida de las aguas? ¿Existe alguna posibilidad de evitar una hecatombe nuclear? ¡Qué infausto destino nos espera si no actuamos de inmediato!¿Qué medidas debemos tomar? ¿De qué manera podemos estar preparados para la masacre?

¡Estoy espantado, el Día ha llegado! Veo por la ventana como se retiran las aguas, un niño intenta salir del fango, todo tipo de roedores y anseriformes huyen en tropel. ¡Vamos a morir! ¡Neptuno viene a por nosotros! ¡La última de las Parcas ya está buscando las tijeras!

————————————————–

Para alivio de algunos, hemos de decir en primer lugar que el Día no ha llegado. Podemos decir con cierta seguridad que los mayas tenían una capacidad de cálculo terriblemente digna de lisonja, y si un maya dijo que el Día llegará en 2012, de ningún otro modo será, pese a quien le pese.

La terrible situación que causó el espanto de nuestro lector es mucho más frecuente de lo que cualquiera osaría imaginar. No pocas veces el Canal Imperial ha sido vaciado. Y no pocas veces se ha podido observar en el kilómetro 80 de dicho canal a un niño, con gran dificultad a causa de la ominosa condición del terreno, intentando sacar del fondo un balón de fútbol, una lavadora o una moto. Y nadie se pasea por la zona sin presenciar la procesión matutina de las abominables bestias que habitan las salvajes orillas del canal, a su paso por Zaragoza.

No obstante, vamos a tomar en consideración lo que en estos momentos nos plantean nuestros excelentes periódicos e informativos televisivos, de la misma manera que en Alemania, Estados Unidos y otros países civilizados y occidentales. Por lo visto, han de ser revisadas las condiciones que tienen todas las centrales nucleares para resistir las consecuencias de un terremoto de escala 9 y un tsunami, como los que se han producido en Japón.

Sí, países como España o Alemania, tienen que estar preparados para todo aquello que ha sucedido en Japón, ese país en el que se produce aproximadamente el 20% de los terremotos de escala igual o superior a seis, y el 17% de los tsunamis en el mundo.

Qué cínicos son todos aquellos que dicen que todo esto no es más que la consecuencia de la paranoia occidental actual, aquella que es capaz de sacrificar la libertad a cambio de seguridad o control. Y no menos cínicos son aquellos que dicen que los ecologistas se están aprovechando para meter en nuestra sociedad un temor irracional y lograr el cierre de centrales nucleares que jamás se verán afectadas por circunstancias parecidas a las antes mencionadas; o aquellos que dicen que los políticos hablan de revisar estas condiciones como gesto de cara a la galería. Diciendo semejantes falacias, estas personas merecemos ser condenadas al ostracismo, al más cruel rechazo social.

En cualquier momento un maremoto, riomoto o canalmoto podría asolar Zaragoza. ¿Qué sucederá cuando llegue el monzón? La ciudad ha de estar preparada para las terriblemente abundantes lluvias que provocan inundaciones cada verano en la India. Por eso mismo, a continuación vamos a presentar una lista de las medidas de necesaria implantación:

  • Distribución de armas de fuego a todos los ciudadanos. Serán útiles cuando las bestias del canal (roedores y anseriformes deformes) salgan espantadas y se alejen de las orillas. También pueden ser útiles para cazar algún joaquín, o algún frederick.
  • Reapertura del telecabina de la Expo.
  • Trasvase de los ríos Huerva y Gállego.
  • Secado de la fuente del campus universitario, para evitar su desborde y la propagación de enfermedades por el contacto con sus horripilantemente sucias aguas.
  • Sustitución del nombre de Parque José Antonio Labordeta o Parque Grande, por Qué Grande Primo de Rivera Park.

De momento no apetece alargar la lista, así que sería de nuestro gusto que si alguna persona lee esto, considera que habría que incluir más medidas, y está dispuesto a perder el tiempo en hacérnoslas saber, que las escriba como comentario a esta entrada.

No obstante, nuestra humilde opinión es que todo lo que hagamos será en vano. En 2012, el molino de viento que se encuentra a la entrada de Cadrete, se convertirá en un gigante. Y de la misma manera que hizo Gargantúa en París, sacará su méntula y miccionará en dirección a Zaragoza anegando la ciudad y aniquilando a todos sus habitantes.